Tras los reproches al Gobierno Provincial en el discurso del ex combatiente Daniel Guzmán, la gobernadora Rosana Bertone diferenció esto del “pensamiento de los veteranos de guerra”.

El discurso de este año en la Vigilia tuvo un aditamento político pocas veces visto, respecto a la Causa Malvinas, marcando claramente la línea con nombres y apellidos que dejaron un manto de tensión al momento de las repercusiones.

La primera y mas esperada fue la de la gobernadora Rosana Bertone, a quien apuntó el discurso reclamando una postura en esta política de Estado, “yo no fijo la política exterior”, comenzó diciendo la gobernadora, “obviamente hubo comparaciones de Gobierno de Menem y Macri y que cada uno podrá sacar en el transcurso del tiempo las conclusiones, yo estoy dispuesta a seguir trabajando por Malvinas como lo hice toda mi carrera política”.

Sobre el pedido a su Gobierno, Bertone reflexionó, “es una lucha permanente, nada siento en el discurso como una situación personal sino un reclamo de una política de Estado constante y permanente, seguiré instando ante las autoridades nacionales, algo como aquella declaración que hicimos en Ushuaia con todos los partidos políticos”.

En cuanto a lo planteado en el discurso respecto de la entrega de soberanía, Bertone explicó, “nada puede decidirse sin que pase por el Parlamento”, dijo, y agregó sobre la política de su Gobierno, “nosotros estamos yendo permanentemente al comité de descolonización. Somos el gobierno que mas ha invitado a los veteranos a participar, con participación permanente en foros y decir que mañana nadie los va a dejar entrar al Observatorio Malvinas, eso me parece de mala fé”, dijo, respecto de uno de los puntos más álgidos del discurso.

Finalmente sobre el discurso pronunciado por el ex combatiente Daniel Guzmán, Bertone sintetizó, “el centro de veteranos tiene una diversidad de criterios y pensamientos, una cosa es Daniel Guzman y otra los veteranos de guerra de Malvinas”, sentenció.




Compartir