El querellante Dr. Giménez con el defensor de Melella, el Dr. Ibarra.

La causa penal iniciada contra el intendente, tuvo un revés en el que el abogado denunciante y querellante, “Paco” Giménez (izquierda), ahora podría ser investigado por el delito de “obstrucción de la Justicia” dado que informó domicilios falsos respecto de una de las presentas víctimas, el cual no puede ser localizado para declarar.

La resolución la emitió el juez Raúl Sahade en relación a que no puede localizar a uno de los tres denunciantes por presuntos abusos, a fin de brindar una declaración testimonial, a la que increíblemente se opone el mismo abogado querellante que expuso a las víctimas ante medios nacionales.

Se trata del caso del denunciante Mario Lovera, quien fijó domicilio en un lugar inexistente, informándose al tribunal a lo largo del proceso cuatro domicilios distintos.
Finalmente se aclaró el domicilio de calle San Cayetano 866, siendo convocado Lovera a testimonial en noviembre, verificándose que ese domicilio resulta inexistente. El abogado Francisco Giménez aportó ese mismo domicilio en otras dos oportunidades en el expediente.

Ante ello el 28 de noviembre pasado el abogado Giménez fue intimado, a fin de que aporte información sobre el paradero del testigo, sin respuesta alguna.

El 12 de febrero pasado volvió a ser requerido de informar el domicilio real de Lovera, y Giménez ratificó la misma dirección inexistente,

Por averiguaciones realizadas finalmente se logró averiguar que Lovera habría estado residiendo en San Cayetano 668, informando la propietaria que se fue de la provincia hace seis meses hacia Formosa, sin conocerse su paradero.

Esta versión permitió inferir al juzgado que cuando Giménez ingresó el pedido de ser parte querellante, para Lovera instar la acción penal, esta persona no residía en el domicilio que declaró.

Incluso por averiguaciones a través del perfil público de este hombre en Facebook, se pudo constatar que posteó fotos residiendo en Buenos Aires por aquella misma época.

“Obstrucción a la Justicia”

Ante todas estas situaciones se consideró que el abogado Giménez cometió “una clara obstrucción de la continuidad del proceso” y que la búsqueda de Lovera resultó infructuosa por su responsabilidad, “mediante sus distintas intervenciones en autos, ha evitado que eso suceda”, dice el fallo.

Finalmente el juez hace mención a una entrevista periodística de Giménez en febrero en la que asegura que “intencionalmente se está ocultando al testigo para que no sea ubicado por el Tribunal, como también, que el letrado conoce el verdadero domicilio real de aquél y que no lo va a aportar”, dice el fallo. El mismo destaca que un día después de esa entrevista Giménez aportó nuevamente el falso domicilio de calle San Cayetano.

Atento a ello el juez revoca la calidad de querellante a Lovera de y su abogado, y asimismo giró las actuaciones al ministerio Público Fiscal a fin de que analice si pudo existir la comisión del delito de obstrucción a la Justicia.

En el caso del abogado Giménez se dio parte al Colegio de Abogados para que analice su conducta, a partir del Tribunal de Ética de inexistente funcionalidad en el fuero local ya que nunca el colegio efectuó contralor serio alguno de la labor de los letrados.



Compartir