Personal de inspección de Comercio de la Municipalidad junto a la Policía intervinieron esta madrugada en un local de fiestas de calles Piedrabuena y Edison, donde constataron una fiesta clandestina con menores de edad.

Cerca de un centenar de jóvenes menores de edad tenían acceso irrestricto a bebidas alcohólicas en esta fiesta clandestina que fue cortada en medio de la madrugada ante la intervención de las autoridades.

Personal policial controló la normal desconcentración del lugar, e inspectores del área de Comercio de la Municipalidad decomisaron gran cantidad de bebidas alcohólicas y dispusieron la clausura del salón.




Compartir