Así lo sostuvo el jefe de la Policía Provincial, Nelson Moreyra, sobre el caso del caballo sacrificado en Ushuaia. Además adelantó que la próxima semana los sujetos –que tienen reglas de conducta- serán indagados por la policía.

“En principio fue la presentación de la gente ARAF en la comisaria segunda donde ponen en conocimiento de este video en horas de la madrugada de ayer, un poco antes de que comience a viralizarse en la red social. A partir de ahí se comenzó a trabajar e involucró a la división de delitos complejos, que no puede desconocer que las redes son una herramienta”, precisó Moreyra en Fm Líder.

El jefe policial indicó que “tenemos un grupo de personas en ambas ciudades que se dedica al monitoreo de las redes, con la finalidad de determinar, en este caso fehacientemente el origen del video y la data, para saber si se trataba de un hecho viejo o algo nuevo. A partir de ahí la identificación de las personas que participaron y más allá de la presentación la institución tuvo que actuar de oficio, y poner en conocimiento de la justicia el trabajo”.

En este orden indicó que se localizó al propietario del animal y el lugar donde se cometió el hecho, en el barrio El Escondido. “La propiedad del animal está fuera de la ciudad pero no fue conducido desde tan lejos”, sostuvo Moreyra.

Luego cuando surgió la disposición judicial “se realizaron cinco allanamientos ayer en horas de la tarde y en algunos casos arrojaron datos positivos, se identificó a las personas y se determinó sus responsabilidades”.

“A estas cinco personas se las notificó de derechos y garantías y la imposibilidad de salir de la provincia, además de algunas reglas de conducta que tienen que cumplir, más allá de ser citados a indagatoria la semana entrante”, agregó Moreyra.

El Jefe de la Policía indicó que la fuerza se ha adaptado a trabajar también con las redes sociales “yo me entero de esto porque un funcionario policial me cuenta de la salida en la red social de esta noticia, uno al pertenecer a otra generación no lo maneja todo el tiempo, pero si está en la responsabilidad de la Policía estructurar un área de personas que se encuentran continuamente monitoreando estas redes sociales, con la finalidad de determinar la comisión de algunos hechos ilícitos y otros que no lo son para tomar acciones”.

“Tuvimos que adecuarnos a los avances tecnológicos que genera nuestra comunidad y estar a la altura de las circunstancias, porque de ninguna manera podemos correr detrás de los adelantos que muchas veces sirven al esclarecimiento de algunos hechos”, sumó y detalló que “por un lado es un monitoreo preventivo y por otro lado en las investigaciones también se accede a las redes sociales”.



Compartir