Personal policial interviniendo ayer en la guardia del hospital.

La mamá lo limpió después de ir al baño y se alarmó ante un indicio de que el niño pudo ser sometido sexualmente. No pudo aportar sospechas concretas sobre nadie.

La joven madre de 22 años este miércoles por la tarde intentó limpiar la cola de su niño luego de que este fuera al baño, viéndose alarmada cuando retiró de la zona anal algo similar a líquido seminal.

Ante ello trasladó al pequeño al centro periférico 3, de la margen sur, desde donde derivaron al pequeño al Hospital Regional Río Grande, desde el cual se anotició a la Policía y la Justicia.

La fiscalía de turno y efectivos de la comisaría del Menor y la Familia intervinieron en las actuaciones de rigor, mientras el niño fue evaluado por especialistas y se practicaron pericias forenses.

Ahora el juzgado de turno, a cargo del Dr. Raúl Sahade, deberá iniciar una investigación, en la que se incluye al entorno del menor, dado que la madre no supo a que o quien atribuir semejante hecho.




Compartir