La justicia, junto a la policía provincial, arribaron al lugar con una orden de desalojo en la calle Sarmiento al 2600.

La orden estaba dictada desde el 2019, pero producto de la pandemia no se pudo efectivizar el desalojo, en un predio que es de propiedad fiscal.

De esta manera, personal del Municipio ofreció brindarle un subsidio de seis meses para afrontar la situación.

En diálogo con medios locales, el damnificado manifestó que “tengo un taller mecánico, estamos tratando de salir adelante, pero se complica”.

Compartir