Así lo expresó el secretario de Finanzas Públicas del Municipio de Río Grande, Diego López, quien informó que la deuda de coparticipación asciende a los 450 millones de pesos, con un atraso promedio de 35 días.

Destacó que la deuda de coparticipación que el Gobierno de la Provincia mantiene con el Municipio de Río Grande, “en tan solo un año, creció un 125%”. Al momento de iniciar la gestión del intendente Martín Pérez, el monto de la misma correspondía a 200 millones de pesos y hoy es de 450 millones.

Para visibilizar el perjuicio que esta deuda genera al Municipio de Río Grande, el funcionario detalló que “450 millones de pesos equivalen al pago de dos meses de sueldo del personal municipal; al 100% del presupuesto anual del Concejo Deliberante; a la construcción de 15 centros de salud; a 100 cuadras de pavimento”.

A raíz de ello, López expresó que “no podemos seguir dependiendo del residuo financiero, hay que terminar con este ahogo hacia la ciudad”, y agregó que “necesitamos esos fondos para seguir construyendo la Río Grande que todos deseamos”.

Finalmente manifestó, “cuando ellos estuvieron a cargo de la intendencia de nuestra ciudad siempre fueron enfáticos ante la deuda de coparticipación del Gobierno de la Provincia y, en el momento que les tocó la responsabilidad de conducir la Provincia, no solo sostuvieron el mismo ahogo financiero, sino que lo han profundizado”.

“Al día de la fecha, se adeuda el 60% de enero y el 100% de febrero”; sostuvo.

Compartir