Los jubilados, pensionados, beneficiarios de asignaciones familiares, AUH y demás prestaciones de la Seguridad Social,  recibirán a partir de septiembre un aumento del 6,68%, de acuerdo a la Resolución N° 10 publicada este martes en el Boletín Oficial.

La jubilación mínima actual es de $ 8.096,30 y la máxima, de $ 59.314,97. Con el nuevo ajuste pasarán a $ 8.637,10 y $ 63.277,20, respectivamente. La AUH, que beneficia a unos 4,3 millones de niños y adolescentes de todo el país, subirá apenas $ 105, de $ 1.578 a $ 1.683 por mes.

A junio, la inflación fue del 16%. Con el dato de julio que se conocerá la próxima semana y los que se estiman para agosto y setiembre se calcula que la inflación rondará entre el 25% y 26%. Eso significa que, al cabo de los primeros 9 meses, las jubilaciones y demás prestaciones sociales tendrán una pérdida de más de 5 puntos con relación a la suba promedio de los precios.

Expertos previsionalistas estiman que si la inflación anual cierra por arriba del 35%, como proyectan las consultoras privadas, los abuelos perderán hasta 8% de poder adquisitivo real.




Compartir