Fue en la concesionaria Peugeot de la zona de la rotonda, donde el local amaneció con un panel de grandes dimensiones destrozado.

Los responsables de la concesionaria no denunciaron faltante alguno y el caso policial quedó caratulado como “daños” buscándose cámaras de seguridad de la zona para poder dar con los vándalos.




Compartir