Los procedimientos fueron realizados en el paso fronterizo San Sebastián, donde se detectaron los casos en un conductor y horas después en una conductora que intentaron ingresar distintas cantidades de cigarrillos al país trasandino.

El fin de semana fueron detectados dos intentos de contrabando que tenían como destino la ciudad de Punta Arenas, a partir de la labor aduanera en el paso fronterizo San Sebastián del lado chileno.

Los conductores intentaban ingresar los cartones de cigarrillos ocultos en distintas partes del vehículo, como en los forros de las puertas, en el sector habilitado para dejar el neumático de repuesto e incluso bajo la palanca de cambio.

Estos dos casos de suman al registrado la semana pasada, cuando en este mismo control interceptó un automóvil que había sido “forrado” con 1.492 cartones de cigarrillos, es decir, 28.580 unidades.

Este producto tiene una diferencia de valor muy grande entre Argentina y Chile, lo que lleva a crear este “mercado negro” con conductores que permanentemente pasan cigarrillos ocultos con destino al vecino país.

El director de Aduana de Magallanes, Rodolfo Valenzuela, explicó “que estos tres procedimientos ejecutados con muy pocos días de diferencia, ratifica la adecuada aplicación de nuestros perfiles de riesgo que nos permite ser muy efectivos en los controles y evitar que estos productos ilegales ingresaran al país, pese a los intentos para usar diversos métodos de ocultamiento”.

Sumando ambos casos, las mercancías decomisadas fueron valoradas en más de mil dólares. Como corresponde a este tipo de casos de contrabando, la denuncia con el detalle de los procedimientos y los involucrados fueron entregados a la Fiscalía Local de Punta Arenas.



Compartir