El paso fronterizo que en estos días tiene un intenso movimiento ante las vacaciones, se encuentra atravesando una situación crítica por la baja de agua en las napas del sector, que está sin ese servicio hace ya 48 horas.

Estas napas alimentan todo lo que hace al funcionamiento del paso fronterizo así como los baños para turistas y las propias casas de servicio de las personas destacadas allí, entre Aduana, Migraciones, Gendarmería y Policía.

“No hay agua para bañarse, cocinar ni para consumo” refirieron ante la crítica situación sanitaria en la que estas personas están trabajando por estas horas, “sin ningún tipo de posibilidad de higiene personal”, graficaron.

Aseguran que la baja de las napas no permite abastecer al destacamento de este vital elemento y que a 48 horas de haber efectuado el reclamo correspondiente, aún no hay una respuesta lo que hace peligrar la continuidad de la atención al público.



Compartir