Se aprobó por unanimidad en la Legislatura Provincial, el uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados.
La ley fue votada en forma unánime por el cuerpo legislativo y su impulsora, la legisladora Myriam Martínez destacó adherir de esa forma al “programa nacional para el estudio y la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de cannabis y sus derivados”, que garantiza y promueve el cuidado integral de la salud, pero fue recién en septiembre de ese mismo año que se aprueba la reglamentación del programa, limitándolo a las personas que padezcan epilepsia refractaria y a las que se les prescriba el uso del cannabis y sus derivados en base a evidencia científica existente”.

La norma comprende además la creación de un registro provincial y la asignación de funciones específicas a la autoridad de aplicación, con el firme objetivo de contar en la Provincia, “con una norma de avanzada que permita garantizar, en forma real, la utilización de medicamentos a basa de cannabis y sus derivados, cuando sean prescriptos por profesionales de la salud”.

El ministerio de Salud de la provincia será el órgano de aplicación de la Ley, que deberá llevar adelante el registro provincial “para saber efectivamente cuántas personas están o necesitan consumir ese medicamento”.



Compartir