El intendente Gustavo Melella se mostró satisfecho con la publicación del Decreto 816/18 a través del cual el Gobierno nacional dejó sin efecto la derogación que reducía los montos de las Asignaciones Familiares a los beneficios de las provincias patagónicas.

“Este es el resultado de la unión de la fuerza política, social y sindical de la Patagonia. Logramos que nuestras voces fueran escuchadas y así dar marcha atrás al recorte de las asignaciones familiares que hubiera provocado un duro impacto para nuestros vecinos”, sostuvo el Intendente.

Cabe recordar que en representación de la ciudad de Río Grande, el intendente Melella había presentado un amparo colectivo ante el Juzgado Federal, conjuntamente con CGT local, UOM Río Grande, el Cuerpo de Concejales y las Cámaras Metalmecánica y de Comercio de Río Grande.  Luego, la Fiscalía Federal dictaminó a favor de este reclamo judicial.

Desde un primer momento el Intendente Melella accionó en contra de esta polémica determinación y unió fuerzas con diversas organizaciones civiles de la ciudad, ante el grave perjuicio que esto ocasionaba a las economías de miles de hogares.

La medida iba a comenzar a regir en septiembre y en Tierra del Fuego se calculaba que ascendía a 25 mil niños los perjudicados.

“La verdad que la noticia es un alivio para todos, pero principalmente para muchas familias que se veían muy perjudicadas, debemos seguir accionando y protegiendo a quienes menos tienen frente a decisiones económicas que sólo agravan la situación de muchos vecinos, con el único fin de cumplir con exigencias del Fondo Monetario”, insistió Melella.




Compartir