Toda cuestión institucional aparece teñida por la coyuntura electoral, y el anuncio realizado hoy por la gobernadora Rosana Bertone encabezando una reunión de gabinete en Río Grande, no fue la excepción a pesar de comprender un mega proyecto de 1440 lotes.

El proyecto Cabo de Mar comprende lotes mensurados y con servicios en la zona de margen sur “a entregar en tres etapas”, siendo la primera de 420 lotes para agosto del 2020, estimó el ministro de Planificación, Olaf Jovanovich.

 

El proyecto surge de la necesidad habitacional, “desde 2010 la población de la provincia se incrementó en un 40%”, dijo brindando estadísticas en las que agregó que “la superficie de Río Grande se duplicó”, mientras que “en Ushuaia lo que aumentó fue la densidad poblacional por hectárea”.

 

En ese sentido dieron cuenta de este proyecto de loteo, sobre el cual el presidente del IPV, Gustavo Vázquez, amplió sobre la posibilidad de brindar créditos de construcción con el BTF.

 

El ministerio de Economía de la Provincia aportaría 370 millones de pesos en la urbanización de la primera etapa.

 

Críticas al municipio

Sobre este proyecto el papel del ministro de Gobierno, José Luis Alvarez, fue cuestionar las trabas municipales en la aprobación del mismo, “presentamos todos los papeles en obras públicas y el expediente no se movió más, así como en la comisión del Concejo, donde no obtuvimos respuestas”, refirió sobre supuestas trabas políticas.

 

Más allá de esto el presidente del IPV aseguró que no existen trabas técnicas para el inicio de las obras y el desarrollo de la primera etapa, señalando increíblemente, “esperamos contar con que teniendo a Martín Pérez en la intendencia este proyecto pueda avanzar rápidamente”, dijo respecto del tendido de obras de servicios para esos terrenos.



Compartir