El Hospital Regional Ushuaia llevó adelante por primera vez esta novedosa técnica que consiste en una ligadura de trompas vía vaginal. El objetivo es el mismo que en la ligadura de trompas habitual: impedir la gestación, cortando el paso al óvulo en su viaje desde el ovario. Sin embargo, el procedimiento es más sencillo y con menos riesgos que en una cirugía.

Las mujeres que deseaban un método anticonceptivo definitivo sólo tenían una opción real con la ligadura de trompas. Pero ahora el Hospital Regional Ushuaia realizó por primera vez a introducir una técnica novedosa que consigue la esterilización completa sin los riesgos de una intervención quirúrgica. El objetivo es el mismo que en la ligadura de trompas: impedir la gestación, cortando el paso al óvulo en su viaje desde el ovario. Sin embargo, el procedimiento es más sencillo.

El doctor Hernán Sasaki, del Hospital de Ushuaia, se refirió a la realización de la primera cirugía de ligadura de trompas vía vaginal, llevada a cabo este martes por un equipo de profesionales del nosocomio local, operación que no registra antecedentes a nivel provincial.

“No hay registros a nivel nacional de que se haya realizado algún trabajo científico serio sobre su realización -explicó el médico en Radio Nacional-. Es la primera vez que se hace en nuestro hospital. Siempre se operaba por vía abdominal o laparoscópica y en este caso, esta opción vaginal era la adecuada para la paciente. La idea es tratar de hacer este abordaje en pacientes que cumplan los criterios para abordarla”.

“Es un abordaje más sencillo, hay que cortar menos capas de tejido, la paciente está consciente durante la cirugía y es una herramienta muy valiosa”, explicó.

“Todo lo que se haga por vía vaginal, inclusive las histerectomías, el tiempo de recuperación es menor. Se seccionan menos capas de tejido, es decir que corto menos para llegar al mismo lugar. Cuando tengamos una experiencia mayor, probablemente el alta sea en el mismo día”, dijo.

Anticipó además que “a partir de ahora esta cirugía va a estar disponible para todas las mujeres que reúnan las condiciones. Por ejemplo, no se puede hacer en mujeres que no hayan tenido un parto. Mientras que la paciente sea mayor de edad, no tenga impedimentos y esté convencida de sus deseos de no tener más chicos, con el consentimiento firmado puede acceder a la cirugía”.

“Hay chicas muy jóvenes que ya tienen 3 chicos y no estoy muy de acuerdo con hacerlo, en esos casos planteo métodos reversibles. Puede haber objeción de conciencia del médico en realizarla. De hecho, nunca le hice una ligadura de trompas a una mujer que no tuvo hijos, porque es un método irreversible”, cerró.

Compartir