Carazo comentó que la rotura produjo una merma en la presión del suministro de agua, pero no su corte “y rápidamente lo pusimos en servicio, puesto que realizamos la reparación e hicimos las pruebas de bombas”.

 

El Director General de Obras Sanitarias detalló que las pruebas de bombas “consisten en ir levantando la presión de agua en forma paulatina hasta lograr normalizar el servicio. Hay que hacer un recorrido de válvulas para controlar que en la línea no tengamos ninguna burbuja de aire que impida el normal suministro de agua a toda la Margen Sur”.

El funcionario municipal destacó que “hemos puesto todo el personal, junto con las máquinas y camiones del área, a trabajar en esta reparación porque obviamente era una tarea prioritaria porque se trata ni más ni menos que la provisión de agua potable a toda la Margen Sur y en no esto se escatiman esfuerzos y se pone todos los recursos personales y materiales necesarios para resolver el problema”.

Compartir