Las principales críticas apuntaron, como en otros conflictos, al papel del ministerio de Trabajo en cuanto a hacer cumplir a las empresas sus responsabilidades. El titular de la cartera, Claudio Carrera, no salió del acto a recibirlos, y en cambio si lo hizo el diputado Martín Pérez que se ofreció como nexo entre ambos.

Los trabajadores de Australtex tienen desde hace algunos días paralizada la planta reclamando mejores condiciones salariales a partir de que han cedido salarialmente ante la empresa que aduce crisis, pero que mantiene los niveles de productividad.

Son cerca de 210 trabajadores que no tuvieron el acompañamiento de otra organización peronista como el sindicato AOT (Asociación Obrera Textil) a pesar de la cual se movilizaron espontáneamente al Concejo Deliberante de la ciudad.

En su camino, de manera fortuita se encontraron con el acto del Servicio Penitenciario en el gimnasio de la escuela 2, donde a sabiendas de la presencia de la gobernadora Rosana Bertone, pidieron poder hablar con la mandataria.


Al exterior del gimnasio solo se apersonaron el diputado Martín Pérez y el legislador Ricardo Furlan, quienes escucharon los pedidos de los trabajadores, apuntando sobre todo a un rol mas activo del ministerio de Trabajo en hacer cumplir a las empresas las cuestiones salariales y laborales.

El responsable del área, el ministro de Trabajo Claudio Carrera, prefirió mantenerse dentro del gimnasio, entretenido en el ágape que siguió a la ceremonia.

Los trabajadores agradecieron la disponibilidad de Pérez quien se ofreció como nexo con el Gobierno Provincial para hacer llegar las demandas del sector laboral, tras lo cual se retiraron a la carpa montada en el frente de la planta.

https://www.facebook.com/actualidadtdf19/videos/377609862853922/



Compartir