A punto de pasar 24 horas de que se lanzó al mar en un inflable no hay noticias aún del paradero del docente de 35 años que se presume fue arrastrado aguas adentro.

Ante ello con las últimas luces del miércoles se había trabajado con la empresa Helicópteros Marinos e incluso se pidió el auxilio a un pesquero que estaba en posición cercana al lugar de la desaparición al norte de Río Grande.

No hubo ningún resultado positivo y pasó la noche incrementando ello la preocupación de los rescatistas y familiares del Buchieri.

Ante ello desde la Prefectura Naval Argentina se sumó una aeronave para este tipo de búsqueda, la que arribó al aeropuerto de Río Grande a las 5.00 de la mañana procedente de Comodoro Rivadavia.

El PA-22 Beech B300 es una aeronave de doble hélice especial para este tipo de patrullajes sobre el mar y trabajará hasta poder dar con el paradero de Buchieri.

Compartir