El hecho se produjo pasada las 9 de la mañana en la intersección de San Martín y Piedra Buena de Río Grande. Mateo de 3 años, cruzó la calle San Martín, se encontraba desabrigado, cuando fue divisado por una empleada de la Fundación Formal.

Manuela, la empelada de la Fundación describió que, “estaba barriendo y de repente veo a través del vidrio a una criatura, que estaba endurecido de frio”.

Ante esta situación, Manuela se acerca al menor y “le pregunto dónde está su mamá y señala para la garita de colectivos” y le dice que “la mamá está durmiendo y que estaba buscando a su hermana que está en la escuela”.

El menor dijo que se llamaba Mateo y que tenía 3 años y “estaba muerindose de frío, con un short de verano, zapatillas sin medias, una camperita liviana y una remerita blanca”.

El menor fue trasladado a minoridad y familia donde finalmente se presentó la madre, quien estaba buscándolo.




Compartir