La Comisaría de Familia de Río Grande informó que recibe por día un promedio de cinco denuncias y en lo que va del año ya suman más de 500. Este viernes se realizarán nuevas marchas en Ushuaia y Río Grande en contra de la violencia hacia las mujeres.

Desde la Comisaría ubicada en el barrio Intevu explicaron que luego de la multitudinaria marcha del NiUnaMenos del 3 de junio del año pasado, muchas mujeres se animaron a denunciar. Y también ayudó la gran visibilidad que le dieron los medios de comunicación al tema.

Hoy la marcha se replicará en todo el país, en Río Grande a las 17.00 en la Plaza Almirante Brown, y en Ushuaia en el mismo horario en la Plaza Cívica.

Para mejorar la atención personalizada y asegurar el acompañamiento hasta la salida de la situación de violencia, hace cuatro años se creó ese espacio hacia donde son derivados todos los casos, aunque la línea 101 muchas veces actúa como la primera y más efectiva vía de contacto. Luego, ya en la Comisaría de Familia que dirige la Comisario Inspector María Leonor Paloschi, comienza el proceso previo a la formalización de la denuncia y lo extiende en la etapa posterior, en la que interviene el área de seguimiento. Funciona las 24 horas, los 365 días del año.

“Cuando llega una persona por violencia de género a nuestra dependencia, lo que hacemos es recibirla en una oficina a solas, para que nos cuente cuál es su situación” cuenta Paloschi y sostiene que si está en situación de vulnerabilidad o en un estado muy ansioso “se le da intervención al área técnica, y cuando ya esté en condiciones, se le recibe la denuncia. Hay algunas personas que quieren ser asistidas y otras que no, directamente van a hacer la denuncia”, reconoce.

“Siempre dependiendo del caso, se hace una denuncia por violencia de género, la cual en forma inmediata se eleva al Juzgado de Familia que esté de turno y a las pocas horas tenemos la medida judicial”. Además “depende de si la denuncia comprende lesiones o amenazas se le da intervención al Juzgado de instrucción”, agrega.

Para la Jefa de la Comisaria el “Ni una Menos” fue importante para que más mujeres en el último año se animen a denunciar, pero todavía queda mucho por hacer. “A partir de este movimiento creo que se ha tomado un poco más de conciencia de que este flagelo está aumentando y se han incrementado las denuncias”, dice.

Sin embargo, cuando una mujer decide ir a denunciar, sabiendo que una vez denunciado el hecho de violencia momentáneamente no podrá volver a la vivienda donde está el golpeador, tampoco existen refugios en la ciudad para este tipo de casos. “Lamentablemente en este momento no se cuenta con lugares específicos para mujeres golpeadas como para que perdure en el tiempo, pero si cuando surgen este tipo de denuncias momentáneamente se ubica a estas personas en algún espacio físico determinado, pero es solo por un par de días”, explica el Comisario Antonio Olmedo, segundo Jefe de la Comisaría.

Luego viene el seguimiento del caso, porque de las 100 denuncias que se reciben en promedio al mes, muchas son casos de violencia que se vuelven a repetir. “En teoría la denuncia debería ser tomada por única vez y el juzgado adoptar determinadas medidas en consecuencia sobre la denuncia, por ejemplo la exclusión del hogar del agresor, una prohibición de acercamiento si no conviven, o una abstención de generar hechos de violencia, cuando los casos son menos graves”, agrega.

Además sostiene que es importante tener en cuenta que la víctima de violencia antes que la medida de restricción de acercamiento caiga, debe presentarse en sede judicial y exponer los motivos por los cuales necesita que esa medida se amplíe en el tiempo, y muchas veces esto no ocurre. “Entonces el excluido al no tener una nueva prohibición se vuelve a acercar y muchas veces vuelven las mismas situaciones y posiblemente otra denuncia”, relata Olmedo.

La Comisaría de Familia está abierta las 24 horas los 365 días del año en Thorne 2150 (Intevu 10 casa 41) y su teléfono es el 427377.

Compartir