Se trata del proceso judicial en relación al asalto del 30 de diciembre pasado, cuando dos mujeres se presentaron en un vehículo en inmediaciones al kiosco Río de Chacra II, donde las había citado un sujeto que presuntamente intentaba vender 7 mil dólares a 70 pesos.

Producto de esa transacción el delincuente calculaba que la mujer asistiría con cerca de medio millón de pesos en efectivo, por lo que una vez dentro del auto, sacó un arma de fuego con la que efectuó un disparo, hiriendo a Julieta Guerrero en uno de sus dedos.

Por este hecho fue vinculado Luis Canaviri, sujeto de Chacra IV con frondoso prontuario, el cual tuvo pedido de captura por algunos días hasta que finalmente se entregó en los tribunales de Campamento YPF.

Allí la causa fue resuelta por el juez de instrucción Daniel Cesari Hernández que en vista de que el sujeto se entregó voluntariamente, le concedió la prisión domiciliaria entendiendo que no existían riesgos procesales, según sostuvo incluso el abogado de Canaviri, el abogado Lucas Sartori.

No hubo inconvenientes con la domiciliaria de Canaviri sino hasta la semana pasada en que la víctima comenzó a recibir por medio de terceras personas, audios intimidantes de parte del imputado, a sabiendas de la proximidad de su juicio oral antes de fin de año.

Allanamiento y detención

Ante ello el juzgado en turno ordenó el allanamiento del domicilio de Canaviri, y dado que su causa ya está elevada a juicio, fue el propio Tribunal de Juicio Oral el que entendió la existencia de riesgo procesal hacia la principal testigo de la causa, por lo que se revocó la prisión domiciliaria de este sujeto.

Canaviri fue conducido este sábado a la Unidad de Detención N°1, donde quedará alojado para garantizar el normal desarrollo del juicio que se le realizará por el delito de “robo agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa, agravado además por las lesiones causadas en la víctima”.

Compartir