La labor de la Aduana Río Grande registra estadísticas inéditas en materia de detección de narcotráfico en estos últimos meses, de la mano de procedimientos en tres puntos como son; el aeropuerto, el paso fronterizo y los depósitos fiscales de ingreso de mercaderías.

La Aduana Río Grande realiza controles con medios no intrusivos como canes antinarcóticos, personal especializada en perfiles de riesgo y escáner en los dos puntos de ingreso y egreso en la zona norte; San Sebastián y el aeropuerto.

Cinco intervenciones resultaron positivas en los últimos meses; dos en el aeropuerto en control de pasajeros, uno en un control vehicular en San Sebastián y otros dos casos en el control de mercaderías y encomiendas en depósitos fiscales.

En el paso fronterizo con un can detector de drogas se constató la presencia de ladrillos de marihuana dentro de un vehículo; en el aeropuerto personal aduanero detectó a un pasajero dominicano que ingirió cocaína en cápsulas en la modalidad “mula” y una mujer uruguaya con cocaína en su ropa íntima.

En cuanto los controles en depósitos fiscales se incautó cocaína y marihuana en cargos y encomiendas con destino a Río Grande.

El detalle de esta labor dejó un saldo de 42,700 kilos de marihuana y 1,6 kilos de cocaína, destacando el administrador de la Aduana local, Gustavo Echegoyen, la labor conjunta con fuerzas de seguridad federales y la Policía Provincial de Tierra del Fuego, todo ello coordinado desde la Justicia Federal.

Compartir