La recesión económica y la abrupta de la caída de la demanda llevarán a que la producción de televisores en Tierra del Fuego descienda un 30% para este año.

“En 2017 se produjeron en la Isla 10,6 millones de celulares, en 2018 apenas alcanzaron los 7,9 millones, para el 2019, no superarán los 7,5 millones. En aires acondicionados, se produjeron 1,1 millones en 2017 y 1,2 millones al año siguiente. Para este año, habrá una caída importante y no se fabricarán más de 850.000 aires”, señala Federico Hellemeyer, presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónicas.

Consultado por la situación de los televisores, comentó que “en 2017 fabricamos 3,2 millones de televisores y el año pasado 3,3 millones. Si bien la caída es de 300.000 televisores y parece menor, hay que recordar que fue el Mundial de Rusia, pero a mitad del año se cayó la venta. Para este año, la proyección indica que fabricaremos 2,2 millones de televisores”.

Luego, Hellemeyer añadió que “depende las líneas tuvimos una caída entre el 35% y el 45% en 2018. Para este año, más que expectativa de que esto mejore, tenemos esperanza que el mercado se recomponga y dinamice, pero no tenemos ningún indicio”.

Un factor clave para entender la caída de producción en territorio fueguino pasa por la decisión del Gobierno de reducir el arancel de importación de productos informáticos, lo que ocasionó que no se produzcan más notebooks, netbooks y tablets, lo que llevó a que distintas fuentes de empleo se resientan. Ante esta situación, desde la UOM negociaron suspensiones laborales hasta el 30 de junio de 2020 y ajustes salariales muy por debajo de la inflación.

El representante de AFARTE dijo que “tuvimos que pactar una suba salarial del 24% para paliar la pérdida del poder adquisitivo frente a una inflación que se estimó de 17% y fue de casi el 48%. Se otorgará en tres tramos en 15% en marzo, 4% en julio y 5% en septiembre. Incluimos la posibilidad de trabajar en una jornada reducida hasta 140 horas mensuales y la alternativa de poder suspender al personal por un máximo de 90 días anuales cobrando el 70% del salario. Sigue el compromiso de no despedir”.



Compartir