Lo sostuvo el economista Guillermo Fernández, subsecretario de Finanzas, saliendo al cruce de los dichos del concejal Raúl Von Der Thusen quien alertó que el Municipio de Río Grande tiene un déficit de 80 millones de pesos. “No va a haber una herencia pesada, se recibirá todo ordenado”, aseguró.

“Para 2018 tuvimos un resultado financiero negativo del 1% en la ejecución del presupuesto, que contempla no solamente al Ejecutivo, sino también al Tribunal de Cuentas, al Juzgado de Faltas y hay que incluir al Concejo Deliberante, pero no es la cifra que dice el Concejal. Siempre se cargan las tintas sobre el Ejecutivo, pero las políticas que se aplican emanan de un Presupuesto aprobado por el Concejo Deliberante que no se puede desconocer”, recordó Fernández.

“Con todo respeto, de su parte hay un alto grado de ignorancia en cuanto a las finanzas municipales y cómo es que se comprenden”. Ejemplificó esto, de la siguiente manera: “el doctor se alarma de la diferencia entre recursos y gastos, que realmente es de $43 millones, pero no se pregunta cómo se cubre la diferencia. Cuando se mira cabalmente los estados contables, surgen los ahorros de los años previos y algunos compromisos que cancelan en los meses venideros”.

Explicó en este sentido que “en 2018 debieron afrontarse algunos gastos que, aun previéndose financiamiento externo, como la obra de la Planta Potabilizadora, debió hacerse con fondos propios. Eso claramente genera descalces”.

“No hay que alarmar a la comunidad respecto del estado de las finanzas de la ciudad, porque hemos sido muy responsables en la ejecución del Presupuesto Municipal”, subrayó.

“El Municipio financieramente es fuerte. Es solvente, obviamente tenemos algunas cuestiones que en el corto plazo nos genera algún problema de liquidez como es que nos estén adeudando los fondos de la planta potabilizadora que llegan a los 60 millones, por ejemplo, y por coparticipación se ronda los 300 millones pesos”, detalló.

“Noto que hay una mala intención porque lo que ha expresado el Concejal, o no leyó bien el informe del Tribunal de Cuentas o está tratando de generar sospechas sobre una gestión que ha sido muy ordenada y responsable en la ejecución del presupuesto. Es muy irresponsable estimar déficits alarmantes para 2019 o 2020, cuando apenas ha comprendido lo que sucedió en 2018.”

“O quizás se está abonando el terreno para otras cosas. Hemos puesto todo a disposición de la gestión entrante y seguiremos trabajando. Ahora, cuando se sale de esta forma se generan muchas dudas. Nada ha dicho del asombrante estado de las finanzas provinciales, por ejemplo, a cuya gestión gratamente acompañó estos años, y no lo he escuchado reclamar por los fondos que el Municipio no percibe de parte de la provincia. Siendo así, uno entiende que se busca instalar sombras, sospechas sobre que las finanzas son preocupantes, quizás para justificar una suba impositiva o un ajuste del gasto a futuro. Eso sí sería alarmante”, planteó Fernández. 

“La comunidad puede estar tranquila con que ese no es el panorama que le estamos dejando a la gestión entrante. Acá no va a haber una herencia pesada, se recibirá todo ordenado”, aseguró.


Compartir