El procedimiento se realizó en un domicilio de calle Juan Manuel de Rosas al 100 de la localidad de Tolhuin, donde se denunció de parte de un agente sanitario que funcionaba un geriátrico sin las habilitaciones respectivas.

Ante ello el juez de instrucción 1 de Río Grande, Dr. Daniel Cesari Hernández, dictó una orden de allanamiento para constatación del lugar, el estado de salud de las personas recluidas y secuestrar documentación en torno al funcionamiento de dicho establecimiento.

En el lugar la Policía identificó a dos personas responsables, y a cinco ancianos recluidos, para lo cual se llevó a personal del centro asistencial a fin de constatar su estado de salud.

En el lugar se verificó que el estado de los abuelos era óptimo, tomándose vistas fotográficas del lugar a fin de verificar las condiciones de seguridad del mismo para el alojamiento de personas.

Finalizada la diligencia judicial se analizará desde el juzgado las medidas a adoptar al respecto del lugar que trabaja sin habilitación, y fue clausurado en forma preventiva.

Compartir