Fue esta madrugada de lunes en la rotisería “Schweitzer” de este sector de Río Grande, donde cerca de las 5.00 de esta madrugada arrojaron una botella con nafta encendida.

El local presentaba ambos ventanales destrozados y en el interior una pared en llamas, en la cual había restos de una botella de vidrio con una mecha realizada con un trozo de tela, presentando el lugar un fuerte olor a combustible.

Personal de bomberos intervino controlando la situación a tiempo, mientras se tomó denuncia a la propietaria, una mujer de 39 años de apellido Lacuadra.



Compartir