El accidente se dio en circunstancias bastante particulares en la noche de este martes en la calle Fagnano al 500 de la plaza Almirante Brown.

Allí una conductora descendió al cajero del banco HSBC dejando el rodado estacionado a 45 grados. Sin parking y teniendo caja automática, el vehículo comenzó a moverse e ingresó parcialmente a la sede bancaria tras chocar un ventanal.

El detalle mas llamativo fue que la alarma del banco nunca se activó y fue la misma conductora la que llamó a la Policía dando cuenta de lo sucedido.

En el lugar se constató que la mujer ni terceros sufrieron lesiones, así como tampoco el auto Audi Q3, que salió indemne del impacto.

Las autoridades bancarias fueron convocadas al lugar a fin de verificar como no funcionó la alarma y poder articular las reparaciones necesarias para el ventanal de grandes dimensiones que estaba a punto de desplomarse por lo que se dejó una guardia en el lugar por seguridad.



Compartir