Líneas cercanas a la conducción del sindicato, en manos de Julio Ramírez, se manifestaron con bombos y redoblantes frente a la sede sindical de calle Don Bosco, pidiendo por los más de 500 puestos cesantes en el sector.

Allí refirieron el apoyo a la conducción sindical, reclamando por «la reactivación de la obra pública» en relación al actual Gobierno Provincial.

Los manifestantes aseguraron su lealtad a la conducción de Ramírez, quien en las últimas horas cuestionó la no continuidad de la obra del corredor del Beagle, con numerosos inconvenientes legales y de impacto tanto ambiental como antropológico.

Compartir