La gobernadora Rosana Bertone estuvo en el grupo de mandatarios peronistas que se reunieron con el candidato a Presidente por el Frente de Todos.

“Entre todos vamos a poner el país en movimiento. Con los gobernadores coincidimos en que la prioridad es volver a crecer y defender el trabajo de los argentinos. Hoy podemos elegir entre un país para todos o este gobierno de unos pocos”, fueron las primeras palabras de Fernández.

Del almuerzo participaron además los gobernadores Juan Manzur (Tucumán), Mariano Arcioni (Chubut), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gildo Insfrán (Formosa), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Lucía Corpacci (Catamarca), Sergio Casas (La Rioja), Sergio Uñac (San Juan), Carlos Verna (La Pampa); el gobernador electo Sergio Ziliotto (La Pampa) y el diputado nacional Jorge Franco (Mendoza).

Además llegaron a México 337, donde están las oficinas del candidato presidencial Alberto Fernández, incluso Domingo Peppo, a quien el Frente de Todos en Chaco no le permitió adherir su boleta como precandidato a senador nacional para favorecer a Jorge Capitanich, apoyado expresamente por la candidata a vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner.

Faltaron Alberto Rodríguez Saá de San Luis y Juan Schiaretti, el gobernador reelecto de Córdoba.

Por Tierra del Fuego no estuvo el próximo gobernador, Gustavo Melella, sino la actual mandataria y amiga de Fernández, Rosana Bertone, que además es candidata a diputada nacional en una lista que comparte con La Cámpora. Melella anunció que hará campaña por Fernández-Fernández, pero los candidatos de Forja van con lista corta.

Compartir