Lo dijo en referencia directa a la situación de la obra de la nueva Planta Potabilizadora para Río Grande, de la cual la intendencia asegura que está pendiente un nueva valuación de costos para la empresa. “No hay muchos antecedentes de eso a nivel nacional”, dijo Bertone quien incluso habló de una “rescisión voluntaria de las partes” para que pueda tomar la obra la provincia.
La gobernadora fue consultada respecto de la obra de la nueva planta Potabilizadora para Río Grande en una obra del Fideicomiso Austral que ayer fue recorrida por autoridades municipales.

Mientras desde la intendencia plantean que están a la expectativa de que el Fideicomiso apruebe mayores costos que reclama la empresa por 100 millones de pesos, Bertone fue pesimista en ese sentido, “en recálculo de costos no hay muchos antecedentes de eso a nivel nacional”, aseguró.

La gobernadora, quien integrara el Fideicomiso, expresó, “los procesos son lentos ahora los controles son más exhaustivos, muy exigentes”, indicó, y agregó sobre la gestión política “nosotros no tenemos el contrato, yo hubiera licitado por la provincia, incluso está el tema de las redes de gas que yo las hubiera tramitado también a través del Fideicomiso y todas las obras por la provincia, pero esa fue una decisión de la anterior gobernadora”.

En ese sentido incluso contempló, “para tomar nosotros la obra debería haber una rescisión voluntaria entre las partes, Municipalidad y empresa, para que tomemos nosotros el control del contrato y la obra”, dijo sugestivamente.

Finalmente Bertone señaló, “el ministro Frigerio nos comunicó que a fin de mes estaremos recibiendo 110 millones de pesos del Fideicomiso”, de los cuales calculó, “35 millones aproximadamente son de la planta”.



Compartir