Desde la Cooperativa manifestaron que debido al aislamiento obligatorio, los trabajadores no salieron a recorrer los medidores de los domicilios. Por lo tanto, se tomó la decisión de facturar el mismo o similar consumo referido a los meses anteriores para todos los habitantes.

A partir de fines de mayo, los trabajadores han podido retornar a tomar lectura real de cada medidor. Es por esto que a partir de junio, se comenzó a cobrar el consumo real de cada domicilio. Es decir, no es un aumento, si no un cobro retroactivo de meses anteriores. El cobro se registra para domicilios residenciales y también comerciales. 

En el día de ayer, autoridades de la Cooperativa, se contactaron con la Cámara de Comercio que habían elevado una queja por incremento. 

Por último, desde la Cooperativa, aseguraron que para poder realizar un aumento de la luz, se necesita una Audiencia Pública y un decreto del Gobernador. 

Compartir