La Dirección de Inspección General de la Municipalidad clausuró hoy una casa del Barrio Mutual, donde el sábado se realizó una fiesta ilegal con más de 150 menores de edad, gran parte de ellos en estado de ebriedad. El propietario de la vivienda será sancionado por permitir una actividad comercial sin habilitación ni medidas de seguridad y con el agravante de expendio de alcohol a menores.

El operativo de clausura se desarrolló en una vivienda de la calle Santa Cruz 531. “Vamos a proceder a fajar la vivienda y a notificar a quienes están en el lugar que solo pueden ingresar y salir las personas que viven en la casa que serían inquilinos, pero no otras personas que no sean ellos o su entorno familiar”, dijo el titular del área de Inspección General, José Díaz.

Mientras el sábado solo pudieron realizar un acta por ruidos molestos, este mediodía, el personal municipal teniendo los datos del propietario de la vivienda procedió a la clausura de la casa “por realizar una actividad comercial no permitida, sin habilitación, sin medidas de seguridad y además por el expendio de alcohol a menores de edad”.

Si bien no precisó números, Díaz adelantó que la sanción económica apuntará al propietario de la vivienda. “Estamos esperando poder dialogar con él, ya que en un principio dijo desconocer algo que no puede desconocer como es este tipo de fiestas en su vivienda”, señaló el funcionario.

“Vamos a tratar de que la sanción, tanto en este caso como en otros, sean duras para desalentar este tipo de actividad, porque si se ganan 50 mil pesos en la venta de entradas y la multa les sale 10 mil, seguramente no vamos a lograr el propósito, es importante que sea una multa severa”, añadió.



Compartir