En el marco de la denuncia presentada por organizaciones ambientalistas por la tala de bosques en el marco de la controvertida obra del Corredor del Beagle, el fiscal Fernando Ballester Bidau imputó a la empresa encargada de los trabajos y a los operarios por el delito de daños.

Dejó sentado que podría haber otra tipificación de los hechos y ampliarse la imputación.

Así lo confirmó en declaraciones a FM Aire Libre, expresando que «la denuncia fue presentada por representantes de las organizaciones Bahía Encerrada y Mane’kenk, especificando que operarios de la empresa Gancedo en la zona conocida como Corredor Costero Canal de Beagle, en cercanías del Río Encajonado talaron árboles».

Agregó que uno de los denunciantes estuvo el 20 de agosto en el lugar de los hechos y pudo ver a estas personas trabajando con motosierras e inclusive hizo un video, que luego se viralizó en las redes.

La denuncia ingresó al Juzgado de Instrucción 2, a cargo de la doctora Cristina Barrionuevo.

Entre las medidas adoptadas por el fiscal, se solicitó a la empresa «que presente el listado de personal encargado de la construcción de este corredor costero y en especial quiénes estuvieron trabajando el día de los hechos enunciados. Pedí muchas otras medidas y el martes me notificaron de esta orden de presentación que se hizo a la empresa, que por el momento es la que está imputada junto a los operarios».

Ballester Bidau dejó en claro que «si la propia empresa estuvo autorizada por parte del gobierno, llámese Ministerio de Obras y Servicios Públicos, Secretaría de Medio Ambiente o, Dirección de Bosques, no habría delito. Porque se los acusa por daños agravados, daños a bienes rurales y de yacimientos arqueológicos. Para que se tipifique el delito de daños tiene que haber intencionalidad. Lo que tenemos que investigar con el juez es si hubo esa intención. Si estuvieron autorizados y no hubo intención de dañar, no habrá delito. Por otra parte, una cosa es que estén autorizados a talar diez árboles, por decir un número, y talaron cincuenta. Tenemos que averiguar si se excedieron o no, si están autorizados o no, si el lugar donde hicieron la tala fue en la zona del futuro corredor del Beagle. Por eso también pedí al Ministerio de Obras Públicas el pliego de licitación, el convenio contrato celebrado con la empresa, también pedí impacto ambiental, paleontológico, informes a la Secretaría de Medio Ambiente, Dirección de Bosques, para ver si han identificado los bosques que se pueden talar o no».

El fiscal está al aguardo del resultado de los informes para luego «analizar e investigar si realmente hubo o no delito».

En tal sentido, sostuvo que «la calificación es provisoria. Los hechos se pueden ampliar y precisar, una vez que se obtengan las medidas de pruebas. Puede haber otros delitos y también puede modificarse la imputación, si hay pruebas que nos indiquen que hay otras personas involucradas, llámese algún funcionario púbico o quien sea».

«Por ahora lo que tenemos es esto -recalcó para finalizar-. Cuando tengamos mayor información, se analizará concienzudamente si corresponde ampliar la acusación, ampliar la imputación, calificar los hechos y agregar otro tipo de delitos».



Compartir