Así lo dispuso el juez federal Federico Calvete de Ushuaia que encabezó los allanamientos este sábado en Río Grande, que dejaron como resultado tres hombres y una mujer detenidos. Uno de los detenidos trabaja en el Hospital Regional Río Grande, y se espera poder hacer allanamientos en Buenos Aires, donde solo la Justicia Federal puede esperar obtener algún resultado pasadas ya más de 24 horas de los primeros allanamientos.

La causa federal venía siendo investigada hace tiempo respecto de una línea de distribución de cocaína que llegaba desde Buenos Aires, donde se encuentra la principal ramificación de esta red.

En Río Grande fueron realizados cinco allanamientos durante esta jornada de sábado, de los cuales surgió un resultado total de 15 kilos de cocaína incautada, quedando una mujer y tres hombres detenidos hasta el momento.

Uno de los detenidos es un joven camillero del Hospital Regional Río Grande, sin que desde la Policía o Justicia se brinde información oficial respecto de lo sucedido por “posibles vinculaciones a nuevos procedimientos”.

Lo cierto es que desde el sábado se aguardan nuevos procedimientos que finalmente no fueron realizados hasta el momento, resultando ingenuo suponer que aún los restantes integrantes de esta red de tráfico ya no saben de los procedimientos y la investigación en curso.

El oscurantismo que se maneja a esta altura de los hechos solo sirve para ocultar al público el real resultado y alcance de estos procedimientos que difícilmente ya sigan subiendo en la cadena de tráfico hacia los eslabones más “pesados”.



Compartir