La denuncia la radicó ayer el mismo municipio en relación a un empleado con contrato pero que en realidad cumplía el rol de funcionario a cargo del área de Juventud.

Se trata de Cesar Segovia a cargo del área de Juventud quien ya había tomado notoriedad el año pasado cuando públicamente reconoció permitir el ingreso de alcohol a la estudiantina organizada por el Municipio lo que tuvo que ser corregido y trajo ya un dolor de cabeza a la actual gestión.

Esta vez un relevamiento interno detectó gastos llamativos  en relación a una tarjeta corporativa del municipio que está a cargo de la Secretaría de Gestión Ciudadana para gastos vinculados a la promoción y publicidad en redes sociales.

La maniobra aparentemente llevaba varios meses y pasó desapercibida mientras los gastos fueron menores, pero en los últimos meses comenzaron a aparecer gastos en vuelos de Aerolíneas a Buenos Aires, gastos en aquella ciudad e incluso compras en las firmas Claro, Apple, cargas de combustible y hasta compras realizadas en La Anónima.

Todo los pagos se realizaron en forma virtual con los datos de la tarjeta, varios de ellos asociados a una cuenta de Mercado Pago a nombre de Segovia, lo que permitió rastrear el presunto origen de los gastos.

La maniobra fue detectada en un plazo de alrededor de 6 a 7 meses atrás y ya tenía instruido un sumario interno en la propia Municipalidad en el marco del cual se suspendió la relación laboral de Segovia.

Este miércoles el propio secretario de Gestión Ciudadana Gonzalo Ferro de presentó a denunciar judicialmente esta situación ante la fiscalía Mayor en los tribunales de Campamento YPF, a fin de deslindar responsabilidades ya que era el funcionario a cargos de los fondos defraudados.

La denuncia fue requerida por el fiscal Mayor Martín Bramatti quien requirió por el delito de “defraudación agravada por ser en perjuicio de la administración pública”, ante lo cual toma intervención el juzgado de instrucción 2 a cargo del Dr. Raúl Sahade.

Segovia fue notificado de derechos y garantías.

Arrepentido
Asimismo el municipio aportó en la denuncia que en el marco del sumario administrativo el propio funcionario involucrado reconoció su responsabilidad en los gastos.

Ante ello propuso devolver el dinero defraudado a las arcas públicas para lo cual ya trascendió incluso que puso en venta algunos bienes personales y en los próximas horas estaría devolviendo casi 2 de los 4 millones de pesos gastados.

Entre tanto el municipio de Río Grande ya desconoció los gastos, se comunicó con la tarjeta Visa para dar de baja la misma, mientras que la firma comenzó una investigación administrativa interna.

Compartir