Ocurrió el día sábado en el vuelo 2861 de Aerolíneas Argentinas, que volaba desde la ciudad de Córdoba a la ciudad de Ushuaia.

Uno de los pasajeros de apellido Vázquez declaró en las redes sociales que,”faltando alrededor de una hora para aterrizar, el avión comenzó a perder altura, disminuyó la velocidad y se apagaron todas las luces. Luego de unos minutos el comandante de abordo les informo a los pasajeros que había un problema eléctrico y que existía la posibilidad de aterrizar en el aeropuerto más cercano, que permanecieran sentados y con los cinturones de seguridad ajustados.”

“Toda la tripulación de iba y venia por los pasillos, finalmente se encendieron las luces del avión, y el comandante del vuelo comunicó que el vuelo aterrizaría en destino.”

Luego de vivir los pasajeros casi una hora de nerviosismo, miedo e incertidumbre el avión pudo aterrizar en la ciudad de Ushuaia sin inconvenientes.

Compartir