Clarisa Dabini, directora del Jardin 21 regresó al establecimiento, un día antes de jubilarse, casi para despedirse de los chicos, luego que fuera desplazada de manera “preventiva” por el Ministerio de Educación ante las denuncias de abuso de un docente que finalmente no se comprobaron. En Fm Líder recordó lo sucedido hace casi un año y las amenazas que sufrió: “Me llegaron a decir te voy a matar”.

Dabini, junto a la vicedirectora y una maestra de sala, fueron separadas hace casi un año de sus cargos y trasladadas a otras dependencias. “Casi un año estuvimos separadas del cargo, a pesar de que la resolución decía era un traslado transitorio y preventivo, nos hicieron firmar la resolución”, contó la directora que retornó ayer al Jardín 21, casi como un simbolismo para despedirse, ya que a partir de hoy es una nueva jubilada.

Sin embargo, no deja de recordar el difícil momento que vivieron hace un año en el establecimiento, cuando un grupo de padres las enfrentó con violencia, ante las denuncias de supuestos abusos de un maestro de música, que finalmente no fueron comprobadas en la justicia.

“En un primer momento fue todo sorpresivo, tuvimos el allanamiento, sin dormir hasta las 4.30 de la mañana para hacer todas las pericias y el lunes nos presentamos a nuestro lugar de trabajo, donde los padres nos increparon contra la reja del jardín”, recordó en Fm Líder.

Y añadió que “accedimos y los padres entraron de manera compulsiva y actuaron de una manera muy fuera de lugar, a mí me lo dijeron en la cara “te voy a matar”, se hizo la acción correspondiente en el juzgado, que quedó sin efecto por entender que estaban en ira”.

Dabini asegura que todavía no siente que se haya reparado el daño que les hicieron. “No todavía, el buen nombre y honor no, estuvimos en boca de todo el mundo, hace 36 años estoy en la isla. Fue un año muy duro, fuera de lo que implica una situación extrema de este tipo. Nos sacaron, nos escondieron”, reprochó.

En este sentido adelantó que probablemente tendrá sus consecuencias en la justicia. “Se hará lo que corresponda, no se respetaron ciertos pasos, se omitieron otros y los 26 casos no son del jardín 21, son solo 7 niños, el resto fue en otros jardines, donde los directivos no fueron removidos ante una misma denuncia”.

La docente agradeció la restitución al Ministerio de Educación “porque fueron expeditivos en resolver lo que estaba pendiente del año pasado”.

En cuanto al concepto que la directora tenía del maestro de música acusado por los padres de los abusos, pero que la justicia descartó, señaló que “es el mismo que tuve desde el primer día, tal cual fue mi declaración en el juzgado; dije que no creía, fue profesor de mis hijos, conozco a su familia de muchos años, conociéndolo no creo que eso sea cierto, de hecho fue demostrado”.

Y añadió que “el tipo de edificio no permite actos d este tipo, tiene visión desde cualquier punto, cosa que el abogado de los padres desconoce ya que nunca visitó el jardín”.

Compartir