Fue en un predio de calles Yehuin y Hoiken donde las casillas compartían un mismo predio sin muros cortafuegos ni ninguna otra medida de seguridad.

Ante ello el siniestro comenzó en la vivienda del propietario Gustavo Díaz de 56 años y las llamas rápidamente se propagaron a la xasa de su hijo Isaac Díaz, favorecido ello en que se trataba de casas en material ligero.

Varias dotaciones de bomberos llegaron al lugar y afortunadamente constataron que todos los ocupantes lograron salir de la vivienda, sin registrarse heridos entre tantos menores que residen allí.

El fuego afectó otra vivienda en la parte posterior de esta misma familia, lográndose controlar antes que produjera mayor afectación a la misma.

El perito de la división Bomberos de la Policía trabaja en el lugar buscando establecer las causas que originaron el siniestro.

Compartir