La denuncia fue radicada en noviembre pasado en relación a la desaparición de equipos que estaban acopiados en la parte del viejo hospital, llegando la investigación a dos familias de frondoso prontuario.

Los allanamientos fueron llevados a cabo en el departamento de la familia Calderón en calle Goytisolo 592 y en Santa Rosa 886 domicilio del “manco” Ibáñez.

En el primero dio positivo en relación al hallazgo de dos de esos equipos sustraídos, en cuanto al segundo procedimiento se encontraron dos cajas de equipos informáticos, vacías.

El juez de feria el Dr. Cesari estuvo presente en los procedimientos conduciéndolos con apoyo de la División Servicios Especiales de la Policía Provincial, reforzando la seguridad en el sector.

Compartir