Matías Pérez Iglesias es uno de los dos abogados que la familia de Nilda Núñez designó al constituirse como querellantes en la causa que investiga el crimen de la joven embarazada. Confirmó que la prueba de ADN determinó en un 99,9% que Aldo Javier Núñez era el padre del hijo que la joven asesinada esperaba.

La causa por el crimen de Nilda Núñez, ocurrida en Tolhuin a fines de junio pasado, ya cuenta con un querellante, a partir de que el padre de la joven de 25 años, decidió poner un abogado para que los represente al momento del juicio. Esto ayudará a la acción Fiscal al momento de tener que reclamar una pena. Serán dos abogados los que representará a la familia, Carlos Founrouge (Ushuaia) y Matías Pérez Iglesias (Río Grande).

Matías Pérez Iglesias es uno de los letrados que se constituirá como parte querellante, quien señaló en Fm Líder que “ya estamos dentro de la causa, tenemos acceso y copia del expediente, estamos estudiándolo a fondo porque creemos que dentro de muy poco tiempo la instrucción va a estar culminada y se va a correr vista al acusador público y a nosotros para que requiramos la elevación a juicio”.

“La instrucción fue hecha en muy poco tiempo y de manera muy eficaz” dijo el abogado respecto al accionar del Juez Andrés Leonelli, quien dentro de poco tiempo dejará de subrogar el Juzgado de Instrucción.

Asimismo agregó que “si se tiene en cuenta que el caso fue en julio, estamos en septiembre y ya está casi todo hecho, se han reunido todas las pruebas que nos permiten sostener a nosotros la acusación”.

“Yo no voy a decir que Aldo Núñez es culpable porque aún no se hizo el juicio, lo ampara la garantía de principio de inocencia, pero sí puedo decir que tenemos serios elementos de convicción que nos llevan a sostener una acusación y que nos van a llevar a acusarlo en el juicio para lograr que sea condenado por este caso”, indicó el letrado.

¿Qué elementos hay reunidos en la causa para acreditar que Núñez fue el autor del hecho? “Es prácticamente de dominio público, casi toda la información que se presenta en la investigación se encuentra en los medios”, dijo.

Existen muchas testimoniales que demostraron que entre el 20 y 21 de junio hubo una discusión con ruidos, al mismo tiempo que Aldo Núñez regresó al domicilio que ocupaba Nilda con sus hijos, que por un tiempo no se había presentado porque tenía restricción de acercamiento porque habían sucedido hechos de violencia de género que habían requerido la intervención de la justicia de familia y minoridad”, señaló.

Respecto a los resultados de los ADN indicó que “hay muchas pruebas genéticas de material de ADN que prueban la presencia de Nilda y de Aldo en la vivienda, elementos de corte, huellas de sangre y demás con lo cual nos permite a nosotros tener una acusación firme. Cuando llegue el momento correspondiente solicitaremos la elevación a juicio y en el juicio pediremos la condena porque estamos convencidos que la acusación es correcta”.

Todas las pruebas de ADN están realizadas. “Incluso el dato de que Nilda estaba embarazada y se confirmó mediante la prueba de genética que el bebe era de Aldo Javier Núñez”, agregó.

“El embarazo de Nilda era de cuatro o cinco meses, el negó la paternidad en la indagatoria, pero hay una prueba genética del 99,9% que es bastante fuerte”, agregó aunque señaló que “esto no cambia su situación procesal, él está procesado por homicidio calificado por el vínculo y desde la querella cuando requiramos elevación a juicio solicitaremos por el agravante de Femicidio”.

Además indicó que “ellos ya tenían un hijo en común, convivieron durante un tiempo y tuvieron muchas situaciones violentas que llevaron a Nilda a requerir el auxilio de la justicia con lo cual está este antecedente de violencia de género bastante marcado”.



Compartir