Los activistas, entre quienes hay científicos del Conicet, advierten sobre el «grave daño ambiental» que produciría en el ecosistema marino del Beagle la cría de salmones en jaulas, tanto del lado argentino como del chileno.

El reconocido chef Francis Mallmann acompañará el próximo sábado en Ushuaia el reclamo de ambientalistas para que la provincia sancione una ley prohibiendo la instalación de salmoneras en el Canal Beagle.

Si bien el gobierno provincial evaluó meses atrás la instalación de salmoneras, la iniciativa fue «descartada» por las autoridades a comienzos de este año. Pero los ambientalistas, entre quienes se encuentran las organizaciones «Beagle secretos del mar» y «Sin azul no hay verde», exigen la sanción de una ley provincial que prohíba el cultivo de salmón en criaderos, como ocurre a lo largo de la Patagonia chilena.

Adrián Schiavini, biólogo e investigador principal del Centro Austral de Investigaciones Científicas (Cadic) con sede en Ushuaia, explicó a Télam que uno de los principales problemas es la fuga de peces de las jaulas, como ocurrió en la isla Huar (Chile) donde unos 900 mil salmones se escaparon de un criadero de la noruega Marine Harvest.Esos peces «compiten con las especies nativas y se alimentan de ellas. Esto representa la introducción de una especie exótica», señaló Schiavini.

Gustavo Lovrich, doctor en Biología e investigador principal del Cadic, opinó que «el principal problema» de la instalación de salmoneras es «la producción continua de materia orgánica, y de desechos nitrogenados y fósforo que actúan como fertilizantes. Esa materia cae al fondo que empieza a perder oxígeno cuando los sedimentos son procesados por las bacterias», mencionó el científico.



Compartir