Junto al intendente Harrington este miércoles asumió la nueva gestión de concejales que aprobó en forma unánime la designación de la reelecta Jeanette Alderete como presidenta del cuerpo.

Al momento de las juras de los reelectos Marcelo Muñóz y Matías Rodríguez, últimos exponentes de la pasada gestión de Claudio Queno (Rodríguez es su hijastro), estos fueron los más silbados y abucheados por la militancia que llenó el gimnasio del colegio Trejo Noel.

Asimismo se produjo la jura de dos nuevas caras que llegaron acompañando al oficialismo; la primera de ellos el Dr. Norberto Dávila, profesional médico que fue director del Centro Asistencial de la localidad; y Rosana Taberna, portera de escuela que realiza trabajos comunitarios junto a grupos de mujeres tolhuinenses.

A diferencia de la vieja clase política de Tolhuin, carente de cualquier tipo de ideas; Dávila y Taberna hablaron sobre proyectos y anhelos de gestión.

Dávila desde su experiencia médica, refirió, “uno de los principales objetivos es trabajar en los servicios básicos a la gente, yo he visto como llegan chicos con problemas de salud por la falta de servicios y a eso voy a apuntar”, dijo desde su experiencia médica.

Taberna desde su lugar de trabajo dijo, “yo llevo 20 años en Tolhuin, soy portera de la escuela 5 y desde los grupos de mujeres en los que hago trabajo comunitario puedo decir de la necesidad de mis vecinos, el tema de la violencia de Género y otros problemas que pasan las mujeres acá en Tolhuin”, expresó.

Ideas básicas y simples, pero que encuentran por primera vez una voz dentro de una institución con poder de decisión. Necesidades tan básicas como insatisfechas por parte de una nefasta forma de dirigir más de una década una comunidad sin ideas ni rumbo.

Compartir