Rodrigo es un empleado de fábrica que relató en la red social Facebook una dramática experiencia vivida en la jornada de jueves en la guardia del Hospital Regional Río Grande.

Desde su cuenta personal relató lo vivido el jueves en la guardia del nosocomio de Río Grande, tras retirarse de su lugar de trabajo por un dolor abdominal que según le diagnosticaron podía ser una posible apendicitis.

Ante ello relató “la Dra. me revisó, realizó placas, análisis de sangre, orina y demás, me informa, vas a estar hasta mañana para ver bien que es lo que tenés”, describió.

Allí empezó su preocupación cuando “escucho llegar gente por algún malestar. Escucho a los Dres/as. su diagnóstico. En 2:30 horas conté 36 sospechosos y 25 positivos de Covid. Luego de una hora se tranquilizó un poco”.

“14 horas llegan 5 Positivos, de los cuales 3 necesitaron asistencia de oxígeno y derecho a terapia. En ese instante era todo desesperación y preocupación. Entró una enfermera y literalmente, me arranca el suero y me dice te tenés que ir porque no tenemos camas. Me levanto y me dice esperá a la Dra en su consultorio. En esos pocos metros que recorrí, vi pacientes sufrir, ese sufrimiento que duele y asusta de verdad”.

“Llega la Dra. Me da su número y me dice en un tono vergonzoso, disculpame te tenés que ir a tu casa y si el dolor sigue o empeora, llamame. Acá no podes quedarte porque estamos a Full y no tenemos Camas, Disculpame, si?”, relató.

El paciente destacó el trabajo del personal de Salud al que obvservó, “la cara de la doctora que me atendió de diez y con la mejor onda. Tenía cara de exhausta, frustrada, asustada y preocupada. Como todos/as los médicos que están poniendo la vida, para ayudarnos”, dijo, enviando un mensaje de concientización desde su cuenta de carácter público.

Compartir