Comenzó el proceso oral y público por el crimen de Miguel Óscar Vera en los tribunales del Campamento YPF.

En primer término el fiscal Jorge López Oribe acusó a los 4 imputados; los hermanos Pabla y Sebastián Romero así como la pareja compuesta por Bárbara Vargas e Isabelino Gómez, todos por el delito de homicidio doblemente agravado por alevosía y la cantidad de participantes.

El fiscal dividió el hecho en dos episodios; el primero la pelea dentro de la vivienda de Margen Sur donde señala que Vera fue golpeado por 3 personas (Romero, Vargas y Gómez) haciendo partícipe también a Pabla Romero por insistentes llamadas para que fuera a la vivienda a mantener relaciones sexuales cuando sabía que estas con visitas.

El segundo episodio es el traslado del cuerpo a un descampado por 93 metros; donde fue ultimado de dos puntazos al tórax, ello en autoría de Romero y Gómez.

Pedidos desde la defensa
Acto seguido los defensores realizaron pedidos preliminares en forma conjunta.

El primero fue respecto de la situación de Pabla Romero; quien es lactante de una beba de 6 meses por la que tiene prisión domiciliaria, pidiéndose poder garantizarse el amamantamiento a su beba.

Ante ello la menor será trasladada a tribunales periódicamente por la madre de la imputada; para la cual se pidió al tribunal solventar los gastos de traslado.

Finalmente se reeditó el planteó de la nulidad de la acusación fiscal entendiendo los defensores que se cambió la imputación ya que de homicidio simple se pasó al doblemente agravado; “eso no pudo ser conocido por nuestros defendidos y no se han podido defender oportunamente”, dijo el Dr. Eduardo Tepedino con anuencia de los otros defensores; Lorena Nebreda y Alejandro Nacaratto.

Compartir