El decreto de necesidad y urgencia que estableció en 2020 la prohibición de despidos sin justa causa en la Argentina no se renovará y llegará a su fin a partir del 1 de enero de 2022. La última prorrogación de la medida la había extendido hasta el 31 de diciembre de este año. 

Según publicó Ámbito Financiero, el Gobierno tendría decidida también la fecha de caducidad del recargo indemnizatorio vigente para las cesantías, que se conoce informalmente como “doble indemnización” por despido. El monto del recargo, que tiene un tope de 500.000 pesos, se iría reduciendo paulatinamente hasta desaparecer a mediados del año próximo. 

Estos son los lineamientos definidos por el Ministerio de Trabajo y el gabinete económico, que debe convalidar en última instancia el presidente Alberto Fernández.

El diario asegura que los mismos fueron anunciados también recientemente a dirigentes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) durante una charla de la que participaron el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, junto a sus pares de Economía, Martín Guzmán, y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y sus respectivos equipos.

Compartir