El contexto partidario no pasa desapercibido en el inicio de la campaña del Movimiento, que sólo por impulso de un grupo de afiliados presenta un candidato en estas elecciones.

La candidatura de Javier Omar Giordano tuvo su presentación en la sede de Ushuaia, en un inmueble en medio de refacciones, en un marco impropio para la ocasión.

El nivel de desidia no pasó desapercibido para los propios afiliados que cuestionaron a la conducción partidaria que, primero intentaron postergar al partido de los comicios involucrados en cuestiones partidarias ajenas, y ahora con este desaire que significó el estado de las instalaciones para la presentación de la lista.

Sin dudas una campaña electoral cuesta arriba para el partido provincial, ya con la complicación propia de una elección donde históricamente los votantes centran la atención en cuestiones del orden nacional.

Compartir