La actual gestión de Daniel Harrington en la localidad de Tolhuin sigue encontrándose algunas disposiciones y contratos firmados por la anterior gestión, que seguramente terminarán derivando en secuelas judiciales del nefasto período de 12 años que sumió en la miseria a esa localidad, con la connivencia de todos los entes de control.

El contrato hallado ahora, firmado por el ex secretario Eliseo Levín, establecía un alquiler a partir del 3 de junio de 2019 de un local sobre calle Santiago Rupatini 246 de Tolhuin.

Increíblemente en ese local no funcionó nunca dependencia municipal alguna, sino un local partidario del entonces intendente Claudio Queno.

El contrato establecía un alquiler con el pago de 15 mil pesos por el año 2019, 20 mil pesos por el 2020 y 22 mil pesos para el 2021, quizás con la “seguridad” en ese momento de la continuidad de la gestión Queno tras la contienda electoral que finalmente perdió a manos de Daniel Harrington y permite que hoy estos actos de corrupción salen a la luz.

Una vez más esto deja la inquietante pregunta respecto de la eventualidad electoral que permite sacar a la luz estos hechos, cual es la acción de los entes de control en los numerosos actos de flagrante corrupción que se sucedían casi a diario en la localidad de Tolhuin.

El contrato que está en conocimiento de las actuales autoridades municipales, que seguramente darán de baja el mismo, aún no fue denunciado, constituyendo un claro ejemplo del delito de “peculado”.

Anexo vidriería

Como si fuera poco, el toque de lo bizarro que aporta Tolhuin a la corrupción implícita en cada acto institucional, lo puso que en el mismo lugar hasta hoy funcionó, luego de pasada la elección, un local comercial que adjudican al yerno del ex intendente Queno.

Y es que en este lugar donde el municipio pagaba el contrato de alquiler, funciona actualmente una vidriería.

Compartir