La concejal por FORJA, Verónica González, salió al cruce de las declaraciones de su par Raúl Von der Thusen en cuanto a un supuesto déficit del Municipio de 80 millones.

«No es bueno tirar bombas de humo. Hay cosas que no traen tranquilidad a la gente», apuntó en principio, para luego analizar que «nosotros asignamos y aprobamos un presupuesto para el ejercicio anterior de 2.200 millones. Esto hay que multiplicarlo por el proceso inflacionario. Y si algo hizo el Poder Ejecutivo es sostener ese proceso y que no impacte en los vecinos. Si hubiera impacto de esa manera, de esos 2.200 millones se hubieran transformado en 2800. Eso se contuvo y se gastó en base a lo que se tenía y no se endeudó. Incluso teniendo herramientas para endeudarse, como para el caso de la planta potabilizadora, no se hizo y la obra se terminó». Para González «esto habla a las claras que tenemos las cuentas prolijas».

También arremetió contra la provincia «que hoy nos adeuda en concepto de coparticipación y eso provoca una complicación. La provincia se excusa en el daño que les está haciendo la Nación con las últimas decisiones. Hasta el año pasado no pasaba. Hoy parece que el marco político es otro y parece que también les llegó la hora negra».

«Lo cierto es que nos adeudan y lo que estamos pidiendo es que paguen, porque de esta manera vamos a contar superávit -recalcó-. Si hay un grupo de gente que políticamente se encuadró detrás del equipo de la Gobernadora, como el concejal que tiró la bomba de humo, que le diga que pague así el futuro intendente, que también forma parte del espacio, pueda ingresar a su gestión de una manera ordenada», sostuvo.

González hizo hincapié en que «la deuda es con Río Grande. No podemos seguir licuando deuda como en el 2016 respecto de la obra social que es de todos los trabajadores de la administración pública».

A su juicio «nadie debería estar hablando y generando un manto de duda respecto a lo que el Municipio estaría debiendo. El Municipio no está debiendo nada pero al Municipio le están debiendo mucha plata. Tomen conciencia, arreglen esta situación y afinen los números que tengan que afinar, porque esa plata nos pertenece a los vecinos de Río Grande».

«Nosotros no ingresamos en una bicicleteada de casi 300 millones de endeudamiento -recordó-. Ellos sí, con el préstamo que tomó esta administración y que terminará siendo pagado por la nueva gestión. Esto no lo hicimos en Río Grande. El Municipio fue muy prolijo financieramente», reiteró.

Por último y respecto a la gestión de Melella, puso de relieve que «lo que tenemos es un transporte público de calidad, aprobado por el 95 por ciento de la población, que sostiene el Ejecutivo subsidiando un porcentaje muy grande. Tenemos un servicio de salud que ni siquiera lo puede contener la propia provincia. A nivel deportivo se ha hecho mucho de calidad. Estas y muchas otras son cuestiones que hay que sostener económicamente».


Compartir