La agencia de Información Católica Argentina y un comunicado oficial del obispado de Río Gallegos y Tierra del Fuego, confirmó la expulsión del sacerdote Cristian Ariel Vázquez, condenado a 11 años de prisión.

Vázquez fue condenado en 2019 a la pena de 11 años de prisión por 3 episodios de abuso sexual contra la menor de 13 años en hecho sucedidos entre 2012 y 2013.

Esa condena del Tribunal de Juicio Oral de Río Grande fue confirmada el año pasado por el Superior Tribunal de Justicia, quedando firma la misma por la cual Vázquez actualmente cumple condena en el Anexo I de la Unidad de Detención 1, donde el lunes fue notificado de la nueva orden papal.

La expulsión es definitiva de la orden religiosa a partir del cierre del sumario eclesiástico: “el Santo Padre Francisco ha decretado la dimisión por pena de Cristián Ariel Vázquez por lo que ha perdido los derechos propios del estado clerical, se lo ha dispensado de las obligaciones sacerdotales y el celibato y queda excluido del ejercicio del Orden Sagrado. La decisión es suprema e inapelable”, dice el comunicado oficial que lleva la firma del obispo José Ignacio García Cuerva.

Los hechos tuvieron lugar en ocasión en que la menor tenía 13 años; sufriendo dos episodios de manoseos a finales del 2012 y que en enero de 2013 derivaron en una violación, en ocasión de ir a limpiar la casa del por entonces sacerdote.

La chica era parte de la congregación de la iglesia que dirigía Vázquez, quien era íntimo amigo de la madre de la misma, por lo que el hecho pasó varios años en secreto hasta que finalmente fue denunciado varios años después.

Compartir