Se trata de Celestino Demartini fue considerado culpable de los delitos de “abuso sexual gravemente ultrajante” y “suministro de material pornográfico a una menor de edad en reiteradas oportunidades”.

Cabe destacar que esta pena es dos años mayor a la que la fiscalía había solicitado. Además, se solicitó la inmediata detención con alojamiento en el servicio penitenciario.

Luego del juicio, el fiscal Jorge López Oribe se manifestó conforme con el fallo, así como la familia de la víctima que al momento de los hechos tenía entre 6 y 7 años.

El 1 de julio se conocerán los fundamentos de la sentencia, y además el tribunal habilitó al fiscal abrir una investigación por grooming en relación a imágenes que la menor recibió a través de internet y no pudieron ser adjudicadas al imputado, hoy condenado.

Los hechos juzgados ocurrieron entre 2015 y 2016, oportunidad en que Demartini oficiaba como portero del colegio donde la menor asistía acompañando a su padre, docente de esa institución. En ese contexto declaró haber sido manoseada en varias oportunidades, en las que el imputado le exhibía imágenes pornográficas que tenía en su celular.

Compartir